¿Sedación? Límites y responsabilidades

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Según la Norma Oficial Mexicana 006-SSA3-2011, para la práctica de anestesiología, se conoce por sedación al estado de conciencia, provocado por la administración de fármacos, que permite a los pacientes tolerar procedimientos que pudieran generar molestia, conservando la capacidad de responder a las órdenes verbales y a los estímulos táctiles.
Para la Real Academia de la Lengua Española, sedar es apaciguar, calmar, sosegar; término asimilable a la ansiolisis, que se aplica al procedimiento que busca calmar al paciente sin anular su consciencia.

La anestesiología en cambio, es una rama de la medicina con la que, a través de la aplicación de técnicas específicas y la administración de sustancias farmacológicas, se provoca: anestesia, analgesia, inmovilidad, amnesia e inconsciencia del paciente, durante el tiempo que se requiera para que se lleven a cabo procedimientos médico-quirúrgicos con fines diagnósticos, terapéuticos, rehabilitatorios, paliativos o de investigación.
La pérdida de la consciencia es el límite de la definición del actuar anestesiológico. Así, se puede hablar de una secuencia de niveles de sedación:

Ansiolisis – Sedación moderada – Sedación profunda – Anestesia General

La elección de la técnica anestésica o de sedación, es responsabilidad del profesional de la salud que los realiza y requiere necesariamente de una valoración previa del paciente.

De acuerdo con la NOM 006-SSA3-2011, la sedación es considerada una técnica anestésica. Esto nos lleva a pensar que sólo puede ser realizada por un especialista certificado en anestesiología, sin embargo, médicos generales y especialistas, enfermeras y odontólogos, hacen uso de ansiolíticos, sedantes y otros medicamentos (incluyendo el uso de óxido nitroso), en su práctica profesional, para calmar a sus pacientes, sin anular su estado de conciencia.

Esta circunstancia, abre la oportunidad al debate. Muchos anestesiólogos afirman que los procedimientos de sedación consciente o inconsciente, medicamentosa o con óxido nitroso, son monopolio exclusivo de su profesión, pero existe literatura de otras disciplinas médicas, que documenta el uso y aplicación de estas técnicas por otros profesionales de la salud. Incluso procedimientos quirúrgicos ambulatorios, son realizados cotidianamente por médicos u odontólogos, con analgésicos o anestésicos locales.

En todo caso, cualquier profesional de la salud, que realice una técnica de sedación, analgésica o anestésica, requiere conocimientos de farmacología, farmacocinética y farmacodinamia. Además, deberá realizar una historia clínica, un examen físico completo y los exámenes paraclínicos; evaluar de la vía aérea; recabar consentimiento informado y considerar un tiempo de ayuno adecuado:

Normativamente, debe cumplir también, con las normas oficiales mexicanas 004 del expediente clínico, 005 para la atención de pacientes ambulatorios, 016 de infraestructura mínima en hospitales y consultorios de atención médica especializada.

Hasta aquí el comentario sobre la sedación, próximamente te contaremos de los gases medicinales y del óxido nitroso en odontología… síguenos en nuestras redes sociales.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Un comentario sobre “¿Sedación? Límites y responsabilidades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿En qué te podemos ayudar?