“Médicos” alternativos: ¿Y a ellos quién los regula?

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Que es la medicina alternativa/ complementaria?

También llamadas alternativas, no convencionales o paralelas, son aquellos modelos clínico-terapéuticos y de fortalecimiento de la salud que no están integrados en el sistema sanitario institucional o que se fundamentan en una visión del mundo o cosmovisión diferente a la del modelo médico convencional y que además no forman parte de las medicinas tradicionales de cada país.

De la medicina alternativa/complementaria se debe entender que existen 4 rubros:

  1. Herbolaria: El uso de plantas medicinales con fines terapéuticos con fines curativos o preventivos.
  2. Quiropráctica: Esencialmente son movimientos manuales incluyendo el ajuste vertebral y otras manipulaciones articulares y de tejidos blandos.
  3. Homeopatía: Se utilizan cantidades muy pequeñas de sustancias vegetales, animales, minerales disueltas en agua y alcohol que en dosis mayores producen los mismos síntomas de lo que pretende curar
  4. Acupuntura: Basado en la estimulación de distintos puntos del cuerpo humano localizados en canales llamados meridianos a través de la inserción y manipulación de agujas metálicas esterilizadas, y otros métodos relacionados.

El Artículo segundo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos otorga el reconocimiento a los pueblos indígenas, y les faculta para “Preservar y enriquecer sus lenguas, conocimientos y todos los elementos que constituyan su cultura e identidad.” Por lo tanto, se reconocen los conocimientos en cuanto a la herbolaria tradicional que existen en muchas regiones del país, y se deben de entender de manera práctica las distinciones entre medicamentos y remedios herbolarios, dado que ante la autoridad se practican diferentes evaluaciones relacionados a ello.

El Artículo cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece el derecho al acceso a la salud.

En la ley general de salud encontramos la regulación de remedios herbolarios en cuanto a temas de publicidad en su artículo 310, que es publicidad dirigida a la población en general.

Es en la Aprobación por el Parlamento Latinoamericano (Parlatino) de la propuesta de Ley Marco sobre Medicinas Complementarias, con la resolución Ago./2009/14, donde se da la regulación de los profesionales y técnicos de la salud, así como también otorga una regulación internacional de la MCs (Medicinas Complementarias)

Para la práctica de la acupuntura humana y métodos relacionados, encontramos la Publicación de la NOM-017-SSA3-2012, que corresponde a la regulación de servicios de salud.

La publicación del Primer Cuadro Básico de Medicamentos Homeopáticos en el DOF ocurrió en 2016.

COFEPRIS y la Federación Nacional de Medicina Tradicional y Herbolaria crearon un convenio de colaboración que tiene como objetivo principal establecer las acciones necesarias para contar con la regulación sanitaria que norme a los productos y plantas utilizadas por este sector, así como mejorar y actualizar los procesos técnicos y de capacitación continua. Se tocó lo relativo a la lista de 80 hierbas que siguen prohibidas y la autoridad mostró total disposición a trabajar para encontrar caminos que permitan su uso en forma vigilada, bien medida y sin riesgos.

Es un sector que tiene su relevancia y un gran potencial no sólo por su peso económico, sino porque permea de manera profunda entre la población mexicana: de acuerdo con el INEGI, ocho de cada 10 mexicanos recurren a la medicina tradicional.

Se entiende por qué la autoridad sanitaria acoge a la medicina tradicional y herbolaria y le orienta para ir por el correcto camino regulatorio. Es una industria que reúne a productores de remedios, suplementos, ungüentos, extractos, infusiones, tés, etcétera.

En la Farmacopea, se establecen los requisitos mínimos de calidad que deben cumplir los medicamentos herbolarios, remedios herbolarios o sus insumos (aditivos y materias primas), por lo tanto, no se permite su comercialización si no cumplen al menos dichos requerimientos oficiales, los cuales son revisados por la COFEPRIS. 

Para orientar y advertir al usuario sobre el adecuado y seguro consumo de estos productos, la COFEPRIS otorga la “autorización de comercialización” que puede ser un “registro sanitario” si se trata de un medicamento herbolario, el cual tiene una vigencia de 5 años con posibilidad de prorrogarse, o un permiso de “clave alfanumérica”, si es clasificado como remedio herbolario con vigencia indeterminada.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Un comentario sobre ““Médicos” alternativos: ¿Y a ellos quién los regula?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿En qué te podemos ayudar?