Alcance de medicamentos de libre venta y con receta médica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Conforme a la definición que nos proporciona la Ley General de Salud, “medicamento” es toda substancia o mezcla de substancias de origen natural o sintético que tenga efecto terapéutico, preventivo o rehabilitatorio, que se presente en forma farmacéutica y se identifique como tal por su actividad farmacológica, características físicas, químicas y biológicas.

Asimismo, la propia Ley señala las reglas en cuanto a la identificación, uso, comercialización y la venta de los mismos. En la que podemos encontrar la venta de medicamentos que requieren una receta o incluso los que no requieren de una pero que su venta pueda o no ser de manera exclusiva en una farmacia.

De tal forma que, la definición y las reglas ya señaladas marcan la pauta para un medicamento de libre venta y para los que requieren de una receta. Para una mejor distinción de estos, podemos encontrar las siguientes características.

  • Los medicamentos de libre venta pueden utilizarse para problemas que el propio paciente reconoce.
  • Los de libre venta no requieren que un médico medique para su uso seguro y eficaz.
  • Los medicamentos con receta, cuentan en su composición con medicamentos que pueden ser objeto de abuso.
  • Un medicamento de libre venta no puede estar en una presentación inyectable.
  • Ambos cuentan con instrucciones y recomendaciones para su uso y conservación, por lo que el riesgo de no ser usado correctamente aumenta para medicamentos que requieren una receta.
  • Al no requerir de una receta para su compra, el medicamento de libre venta cuenta con información sobre el malestar por el cual se puede usar.

Es por lo anterior que, un mal uso, venta, conservación o desechamiento de ambos puede representar un riesgo para la seguridad del paciente y del propio médico, ya que, una mala praxis o indicación para el uso del medicamento puede no causar los efectos esperados, sin embargo, en la práctica es común que sea el paciente el que no siga al pie de la letra las indicaciones, haciendo así la labor del médico un poco más compleja.

Otro tema que rodea a ambos supuestos, es la ubicación y las reglas de almacenamiento en un establecimiento que se dedique o no a su venta. Como se señalaba al inicio, la propia Ley nos establece algunos supuestos de venta, por lo que podemos observar que uno de libre venta puede ser comercializado por establecimientos que no sean específicamente una farmacia, bastando con la correcta conservación del producto; sin embargo, para el establecimiento que sí sea una farmacia, sí requiere de un espacio específico, control y autorización sanitaria, ya sea para los de libre venta o los que requieran de una receta.

Por último, pero no menos importante es la farmacovigilancia, la cual establecerá las bases para recoger, vigilar y evaluar la información sobre los efectos de los medicamentos.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿En qué te podemos ayudar?