Medidas de prevención para la práctica odontológica

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La NOM-013-SSA2-2015, para la prevención y control de enfermedades bucales, establece una serie de requisitos para poder llevar a cabo el tema de la prevención, sin embargo, lo primero que hay que entender es el concepto de salud bucodental, mismo que la Organización Mundial de la Salud (OMS), define como la ausencia de dolor orofacial crónico, cáncer de boca o garganta, aftas bucales, defectos congénitos como labio leporino y paladar hendido, enfermedad periodontal (de la encía), caries dental, pérdida de dientes, otras enfermedades y trastornos que afectan a la boca o cavidad bucal.

Ahora bien, para lograr de manera eficiente una prevención para la práctica odontológica es necesario seguir los lineamientos que la norma antes mencionada establece, y para ello se deberán implementar acciones educativo-preventivas dirigidas a la comunidad y acciones educativo-preventivas dirigidas a la persona. Las primeras como su nombre lo indican, se trata de la prevención a la población en general, por medio de pláticas, demostraciones difusión de la información a través de medios masivos, por ejemplo. Las segundas, por otro lado, serán enfocadas en la consulta particular, allí se hará promoción y prevención mediante recomendaciones con base en los riesgos, edad, hábitos y demás aspectos que cada uno de los pacientes tenga.

Para cumplir con lo anterior, también es necesario que el personal de salud adopte determinadas medidas de prevención, tales como tener vigente la aplicación de inmunizaciones contra la hepatitis B o el tétanos; o realizar de manera correcta el lavado de manos.

No obstante, también existen los riesgos profesionales, y para evitar estos últimos, es necesario que se apliquen, por ejemplo, los principios de la ergonomía en estomatología o cumplir con las indicaciones del fabricante para el uso de insumos.

Finalmente es de suma importancia que se tenga un buen expediente clínico, así como un registro y notificación epidemiológica, pues hay que recordar que cada los profesionales de salud, son responsables de notificar los problemas emergente bucales a los servicios de la Secretaría de la Salud.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿En qué te podemos ayudar?