El prestigio profesional en la práctica de Enfermería

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La profesión de enfermería goza de una buena aceptación a nivel nacional e internacional, todo ello es fruto del esfuerzo combinado de todos los profesionales que han sabido evolucionar al compás de los avances científicos y tecnológicos, sin olvidar el necesario lado humano de la atención de nuestros pacientes.

Esta profesión tiene en sus manos una gran responsabilidad ante la sociedad que constituye el deber de cuidado, tratamiento y atención en la enfermedad, la realización de las labores preventivas y de promoción de la salud y la educación sanitaria de las personas.

También conlleva una gran serie de obligaciones y una de las principales obligaciones con la sociedad es el realizar su trabajo con los mayores estándares actualizados de calidad, para ello deben de estar bien preparados a nivel científico y técnico con la necesidad de actualizar continuamente sus conocimientos. Pero también la sociedad, de forma recíproca, tiene la obligación de mantener un respeto absoluto hacia los miembros de la profesión de enfermería desde un punto de vista tanto profesional como personal.

El desconocimiento de las claves legales en que nos podemos apoyar para proteger cada momento nuestro derecho a la salvaguarda de nuestro prestigio profesional produce en el profesional de enfermería una sensación de indefensión, estrés y ansiedad que repercute en su salud física y psicológica. El conocimiento de las defensas legales y las claves para poder defender en todo momento dicho prestigio repercutirán en tener profesionales más eficaces, eficientes, seguros y satisfechos con su trabajo diario con el paciente, familia y comunidad.

La imagen corporativa que se tiene de una profesión está muy condicionada por múltiples aspectos como el propio reconocimiento de sus miembros y de la sociedad en la que está inmersa. Una imagen concreta o un estereotipo fijo es muy difícil que cambie, como la profesión de enfermería, moderna y avanzada ha sabido estar a la altura de la historia y ha mantenido una imagen y unos niveles de calidad que sería muy difíciles que varíen, pero no por ellos son inamovibles, por lo que debemos seguir en la línea de formación, preparación de calidad y de prestigio a lo largo de este siglo.

El reconocimiento que goza actualmente la profesión, en todos los ámbitos sociales ha sido conseguido gracias a la tenacidad y al alto nivel humano y científico desarrollado por la profesión a lo largo del tiempo. Ha sido el fruto de la suma de esfuerzos personales y colectivos. La sociedad demandante de cuidados ha sabido encontrar en esta profesión un firme pilar de apoyo y de confianza que ha contribuido sin duda, aumentar un bienestar individual y colectivo.

La sociedad moderna actual nos necesita más que nunca y nosotros sabremos estar al nivel que nos exige sin bajar nunca la guardia como profesión, haciéndola cada vez más interesante para los futuros estudiantes desde un punto de vista curricular y formativo y no sólo meramente vocacional.

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿En qué te podemos ayudar?